"A través de la puerta de la muerte se llega a la verdadera vida"

jueves, 30 de abril de 2009

Serie Técnica de Karambit

Kerambit.

El kerambit (también karambit o korambit) es un cuchillo se halla entre las culturas de Indonesia, Malasia, y las Filipinas. En todas estas culturas posiblemente haya sido usado como una herramienta agrícola así como también como arma. Se dice que la forma del kerambit está relacionada a sus creencias animistas sobre el poder de los tigres, y es por eso que el kerambit tiene la forma de la garra de tigre. De hecho, hay una versión sin hoja de esta arma que está hecha solo de madera y tiene una clara forma de garra.
El kerambit se caracteriza por tener una hoja curva afilada, usualmente con un borde doble, la cual, cuando el cuchillo es sostenido correctamente, se extiende por debajo de la mano, con la punta de la hoja hacia adelante. En el sudeste de Asia los kerambits se encuentran con una variedad de longitudes de hoja y también con o sin el anillo de retención del dedo índice al final del lado opuesto de la hoja. Sin embargo, además de ser sostenido con la hoja hacia adelante y extendiéndose por debajo del puño también puede ser sostenido con la hoja hacia adelante extendiéndose por encima de la mano.
El kerambit ha llamado la atención de occidente recientemente como arma de algunas artes marciales. La mayoría de los kerambits producidos en occidente para ser usados como arma están basados en una variedad filipina pequeña, la cual tiene por características una hoja corta y el anillo para el dedo índice. Ambos modelos de kerambits, los de hoja fija o plegable (generalmente afilados de un solo lado) son producido por varios de fabricantes, incluyendo Emerson Knives, Cutters Knife and Tool Bengal, y Strider Knives.

(Texto extraido de Wikipedia, la enciclopedia libre).

Serie técnica realizado por Francisco Javier Gomez (Director del Grupo de Sayoc Kali en España)

video

sábado, 25 de abril de 2009

La Defensa: Herramienta de trabajo del vigilante de seguridad.

La Defensa, como arma defensiva, es una de las herramientas de trabajo del vigilante de seguridad. Como toda herramienta, no solo requiere de un conocimiento y aprendizaje inicial sino de una práctica regular y continuada.
Suele ocurrir que cuando a un/a vigilante de seguridad se le presenta la desagradable situación de tener que hacer uso de ella, la primera sensación que puede tener sea la de inseguridad. Inseguridad por no saber como emplearla para defenderse o tener que reducir al agresor. Por otro lado, puede también darse el caso de una reacción negativa, tanto en sentido pasivo como activo. En sentido pasivo, el vigilante puede pensar que al no tener control sobre su herramienta de trabajo, podría causar un daño excesivo al agresor, que sería perjudicial para sí mismo por las repercusiones legales. Y por tanto no haría uso de ella. En este caso las lesiones que podría sufrir el vigilante, infligidas por el delincuente, serían mayores que si hubiera esgrimido adecuadamente la defensa. En sentido activo, el vigilante, cegado presa del pánico haría un uso desproporcionado causando serias lesiones, innecesarias, al agresor que le repercutirían jurídicamente.
Recordemos el articulo 1.3 de la Ley de Seguridad Privada en España, que dice:
"... El personal de seguridad privada se atendrá en sus actuaciones a los principios de integridad y dignidad; protección y trato correcto a las personas, evitando abusos, arbitrariedades y violencias y actuando con congruencia y proporcionalidad en la utilización de sus facultades y de los medios disponibles".
Para evitar estas situaciones no deseadas, es conveniente que el vigilante de seguridad se familiarice, en un sentido practico, tanto con su herramienta de trabajo como con las técnicas que puede aplicar con ella. En este punto es donde la practica regular de la ESKRIMA, junto con las adaptaciones de las técnicas según la Ley de Seguridad Privada, aporta al vigilante:
  • Seguridad en sí mismo al ser consciente del control que tiene sobre el arma y la situación.
  • Conocimiento de la mecánica corporal propia para obtener la mayor efectividad con el mínimo esfuerzo.
  • Conocimiento de los límites a los que puede llegar en la aplicación de las técnicas, para causar el menor daño innecesario al agresor.
  • Relajación, conseguida a través de un entrenamiento intenso, reduciendo el estrés acumulado en el desempeño de sus funciones. Una mente y un cuerpo relajados pueden tomar decisiones mas acertadas y equilibradas.

jueves, 9 de abril de 2009

"Shi Mon Yori Irite Sei Mon Niiru".

Uno de los aspectos que me atraía de las Artes Marciales cuando estaba empezando (década de los setenta), era la filosofía. Y una de las frases que más me impresionó fue "A través de la puerta de la Muerte se llega a la verdadera Vida". En aquellos momentos de inexperiencia y falto de conocimientos, la única explicación que le encontraba era, la relación con el suicidio ritual japonés (Seppuko o Harakiri). Con el tiempo y la practica seria e intensa en las Artes Marciales y el trabajo responsable y comprometido en la vida diaria, llegué a comprender el verdadero significado (para mi) de dicha expresión. No se trata de tener que morir (de forma natural o violenta), ni tan siquiera de buscar la muerte. Si no de entregarse con PASIÓN a la búsqueda de la Verdad y el Perfeccionamiento. Llegar al punto del desfallecimiento y continuar viviendo. Ese punto en el que se llega a rozar la delgada línea que separa la vida de la muerte. Percibiendo y tomando conciencia de las sensaciones que se generan estando en ese estado. Es una experiencia dura, pero contradictoriamente gratificante. La sensación de haberse desprendido de impurezas, de haber roto un imaginario cascarón y VIVIR. La sensación de paz, y la comprensión de la insignificancia de los problemas cotidianos, son algunos de los aspectos positivos que emergen bajo la capa de comodidad y confort con la que la forma de vida que llevamos nos cubre y nos atrofia, física y sensorialmente.
Otra forma menos dramática de expresar lo contenido en dicha frase sería, como dijo Thomas Alba Edison (1847-1913), "El genio es un 1 % de inspiración y un 99 % de transpiración". O la versión de Warriors Eskrima España, "90% transpiración y 10% inspiración".

lunes, 6 de abril de 2009

MEJOR HACER, QUE DECIR.



Muchas veces, cuando estamos en clase y el profesor expone y explica un ejercicio o una técnica nueva, resulta que cada uno de los dos compañeros que forman la pareja de entrenamiento, lo ha entendido de manera diferente. En este momento se inicia un intercambio dialéctico de opiniones que la mayoría de las veces no sirve para aclarar nada. Lo único que se consigue es perder un tiempo muy valioso de practica. Para evitar esto lo más adecuado es preguntar directamente al profesor o realizar el ejercicio propuesto y obtener "la respuesta" a través de la practica. En el caso de que dicha "respuesta" no llegue, siempre tendremos al profesor a mano. En este caso el profesor, también tiene dos alternativas, bien aclararles todas las dudas al detalles, con lo cual se habrán despejado las incógnitas y podrán realizar "felizmente" el ejercicio o la técnica, o darles algunas "pistas" y dejar que sean los propios alumnos los que descubran "la verdad" del ejercicio. En el primer caso (el profesor aclara todas las dudas), probablemente lo aprendido se olvidará en unos días. Mientras que en el segundo caso (el profesor solo les da algunas "pistas"), lo aprendido durará mucho más o tal vez nunca se olvide.
Ya sea por decisión de los propios alumnos o del profesor, la mejor opción es la de HACER en lugar de DECIR.
(Foto cortesia de Warriors Eskrima Canarias).